Sueñero – Jorge Fandermole

Silbo
en la oscuridad,
animal sin reposo;
torres de la vigilia,
candela de los ojos.
No sé qué pueda ser,
si una curva del tiempo
o un hueco en el corazón
atento.

Trigo
sobre el brocal
para que coma el hambre
y abajo el peligroso
agujero de la sangre.
No hallo, no puedo ver
más que la noche alerta
y el misterio detrás
de las puertas.

Sueñero,
jinete sin descanso;
Sueñero, sobre un papel en blanco.
Sueñero, centinela de mi alma;
Sueñero, duérmete y dame calma.

Llevo
cada mitad
como dos ríos gemelos,
uno cruza la tierra,
el otro fluye en el cielo;
el de la oscuridad
no conoce el olvido,
desvelado en seguir
lo perdido.

Ay,
este toro azul
fatigado y sediento
de correr tras la nada
como la luz y el viento!

Ardo
sin preguntar
igual que lo hace el fuego,
tal vez halle cantando
el sosiego.

Sueñero,
enigma de un penitente;
Sueñero, andando entre los durmientes;
Sueñero, espina de las estrellas;
Sueñero, olvídate de ella.

Anuncios

Oración del remanso – Jorge Fandermole

Soy de la orilla brava del
agua turbia y la correntada
que baja hermosa por su barrosa profundidad;
soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio
que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.

Tengo el color del río y su
misma voz en mi canto sigo,
el agua mansa y su suave danza en el corazón;
pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura
y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Cristo de las redes, no nos
abandones
y en los espineles déjanos tus dones.

No pienses que nos
perdiste, es que la pobreza nos pone tristes,
la sangre tensa y uno no piensa más que en morir;
agua del río viejo llevate pronto este canto lejos
que está aclarando y vamos pescando para vivir.

Llevo mi sombra alerta
sobre la escama del agua abierta
y en el reposo vertiginoso del espinel
sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa
y allí descanso hecha un remanso mi propia piel.

Calma de mis dolores, ay,
Cristo de los pescadores,
dile a mi amada que está apenada esperándome
que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas,
que el río está bravo y estoy cansado para volver.

Cristo de las redes, no nos
abandones
y en los espineles déjanos tus dones

Sanar – La vela puerca- S.Teysera

Salí despacio, cuidando de no estropear la jornada
que mi cabeza ahora pide volver
y ya no lastimar..
Hoy me convenzo de que estoy bien
y mañana resbalo..
no sé porqué, ahora respiro al revés
y no me puedo hablar..
Lo que entiendo es que mi canción, ya no me quiere sanar
¿ Será que a algunos les cae bien y a mi no me deja entrar?
Hoy no consigo dormir..
y así despierto, me duele todo
ahora me tengo que ir…
Me faltan brazos para torcer, hoy no llego a abrazarme
mi lado oscuro vuelve a arremeter
y no me deja en paz..
De a poco voy, saludándome y la espina se ablanda
igual me tranco y quedo sin saber
para dónde volar..
Lo que entiendo es que mi canción, ya no me quiere sanar
¿ Será que a algunos les cae bien y a mi no me deja entrar?
alguien me invito a vivir..
pero igualmente me sentí solo
¿Adónde iré a resurgir?
Y lo que entiendo es que mi canción, ya no me quiere sanar
¿Será que a algunos les cae bien y a mi no me deja entrar?
Hoy le pedí por favor..
que esté conmigo y no se me esconda porque perdí mi motor…