Oda a la sin nombre – Skay Beilinson

Escuché un millón de voces en
esta tierra.
Oí tu silencio al partir,
escuché un susurro que me decía
“ella baila siempre detrás”
Me crucé con un niño y perros salvajes.
Vi una luz espectral.
Andaba un ángel delante mío
“y ella baila siempre detrás”
Me acompaña, nunca duerme,
no descansa, siempre junto a mí.
Puse cuchillos y espadas filosas
clavados en una pared,
puse un crucifijo que debajo decía
“ella baila siempre detrás”.
Pasé la frontera con los ojos cerrados.
Ví fuegos helados arder,
y como una sombra que viaja conmigo
“la parca siempre viene detrás”.
Me acompaña, nunca duerme,
no descansa, siempre junto a mí.

Anuncios

Comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s