” a veces uno amanece con ganas de extinguirse… Como si fuéramos velitas sobre un pastel de alguien inapetente. A veces nos arden terriblemente los labios y los ojos y nuestras narices se hinchan y somos horribles y lloramos y queremos extinguirnos… Así es la vida, un constante querer apagarse y encenderse” Julio Cortázar

Ay Julio! Que maravillosa manera de colocar las palabras correctas en el orden justo y decir eso que es justo lo que uno siente, o al menos yo siento.

Y ya lo dijo Galeano “somos un mar de fueguitos”. Hay distintas tipologías de fuegos, aquellos que tienen más fuerza, otros algo endebles.

Yo no sé qué fuego soy, ni si tengo que saberlo, pero soy un fuego. Que se enciende y se apaga de manera incontrolable para mí.

Días en que la llama se enciende tan fuerte que quema, muy fuerte quema y después, zas, sin aviso se apaga, se desvanece y anda dando tumbo contra los lados.

Creo es, la mejor manera de describirme, una vela que se enciende y se apaga sin tener yo el control sobre ello.

Y qué difícil es andar con eso.

 

Anuncios

Comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s