verdad

Es verdad, dijo, yo te amo.
Y no se detuvo a pensar por un minuto en el daño que su confesión le ocasionaba.
No se daba cuenta como la rompía y destrozaba en mil pedazos cada vez que lo escuchaba.
No tenía valor de responder, sólo se quedaba muda con su amor atravesado en la garganta.
Sabía que no podía hacerse dueña de ese amor.
Que él estaba destinado más tarde o más temprano, a la distancia.

 

Anuncios

3 pensamientos en “verdad

Comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s