Carta

Por ella sos él de hoy, te concibio pero no es tu dueña ni a quien debas obedecer.
No te quedes más ahí, ¿no te das cuenta que no hay nadie más que vos en ese sitio?
Reuní el coraje para librarte de ella y cambia de ropaje si lo crees necesario.
Que te sirva de alerta o salvavidas según lo creas mejor, pero volvé de donde quedaste atrapado.
No sigas escapandote para ese lado y mírate a los ojos nuevamente.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

Comentario:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s